Sobreabundancia

Sobreabundancia Viniendo De La Escases, Será Posible?

Alcanzar Sobreabundancia, Viniendo De La Escases, Será Posible? O será que algunos nacen para el Kilo y nunca llegarán al Peso?

En primer lugar, la sobreabundancia es cuestión de lo que piensas y crees. Sobre todo, debemos entender que las riquezas no dependen del lugar de nacimiento.

En cualquier caso, esta expresión nos suena a la mayoría de las personas cómo algo abstracto o metafórico. En realidad, no nos podemos imaginar que pueda ser la SOBREABUNDANCIA; para muchos algo como esto, no existe.

Como resultado, para más del 90 % de la población mundial, la abundancia y la sobreabundancia es una metáfora. Como consecuencia, y según datos financieros reales, el 90 % de las riquezas del mundo. En realidad, están en manos del 10 % de la población mundial.

Y, el resto 10 % de las riquezas, se encuentran repartidas entre 90 % restante de la población.

Por esta razón, afirmamos que un porciento mínimo de la población mundial, ha conocido o vivido en abundancia o sobreabundancia.

Pídame y te daré por herencia las naciones  y por posesión tuya los confines de la tierra.

RAZONES PARA HABLAR DEL TEMA.

En primer lugar, por qué hablar de este tema, si los recursos están tan mal distribuidos en el mundo. Por otra parte, podríamos afirmar que la mayoría de los que puedan leer este material. Teniendo esto en cuenta, están en el 90 por ciento de bajos o medios ingresos.

Pero aun así, podríamos asegurar que hay razones de peso que justifican el tema. Debido a esto, queremos hablar de sobreabundancia en esta Serie. Realmente, nuestra intención no es convencerle a seguir nuestras enseñanzas. Realmente, el propósito es despertar su fe, por algo posible, que nos puede cambiar la vida.

Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que SOBREABUNDE.  Mal 3:10

Sobreabundancia

HAY SUFICIENTES RECURSOS PARA LA SOBREABUNDANCIA.

Inicialmente, lo primero que debemos conocer y creer, es la suficiencia de recursos, para la sobreabundancia para todos. Con toda honestidad, la posibilidad de la  sobreabundancia es real, porque las condiciones están disponibles en el mundo actual.

Sin embargo, la mayoría no la hemos alcanzado, primero que nada, porque no lo conocemos. Por otra parte, y como segundo inconveniente, y más importante, porque no lo hemos creído.

Le Invito a Leer la serie: «Hombre de Verdad«

EL QUE PROMETE SOBREABUNDANCIA ES FIEL.

En segundo lugar, debemos saber y creer,  en quién ha prometido sobreabundancia. Por cierto, él es todopoderoso y fiel para cumplir sus promesas.

Además, les puedo asegurar, que si él lo ha prometido, es posible para todos. En segundo lugar, es firme, porque el cumple sus promesas.

Le Invito a Leer: 27 Versículos Bíblicos sobre la Prosperidad

LA SOBREABUNDANCIA ES UNA CUESTIÓN DE FE.

Tan bien como esto, necesitaremos confiar en aquel que lo promete. Además, si alguien realmente debe creerlo, somos aquellos que decimos que creemos en JesuCristo.

Por otra parte, es nuestro único y poderoso Dios, quién lo promete en la Biblia. Aparte de esto, él mismo se declara dueño del oro y la plata, de la tierra y su plenitud.

Pídame y te daré por herencia las naciones  y por posesión tuya los confines de la tierra. Porque mío es el oro y la planta, la tierra y su plenitud.

LAS PROMESAS DE LA SOBREABUNDACIA.

Como punto final, hablaremos de la promesa, la que está escrita para aquellos que hemos creído. También, para los que estamos dispuestos a poseer todo lo que Dios tiene para su pueblo.

Como cuestión de hecho, quisiera aclarar que no estoy hablando de doctrina de la Prosperidad. Realmente, la Serie enfatiza en la obediencia y fe en la palabra de aquel que nos llamó. En cualquier caso, de la Pobreza a la Superabundancia.

Por cierto, lo enfatizo porque muchos se escudan en criticar a los que han creído. Pero, se olvidan en quien han creído, el cual es quien nos promete y nos reta en cuanto al tema.

Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que SOBREABUNDE.  Mal 3:10

Así que, Bendición hasta que SOBREABUNDE, después de qué? DE TRAER TODOS LOS DIEZMOS AL ALFOLÍ.

Como resultado,  ABRIRÉ LAS VENTANAS DE LOS CIELOS. De este modo, DERRAMARÉ BENDICIÓN SOBRE VOSOTROS HASTA QUE SOBREABUNDE. Él lo dice.

CONCLUSIONES.

Finalmente, debemos reafirmar las dos cosas más importantes que hemos analizado. Y que solo mediante ellas, es que podemos alcanzar los propósitos de la Sobreabundancia.

LA SOBREABUNDANCIA ES LO QUE PIENSAS Y CREES.

En primer lugar, la sobreabundancia es cuestión de lo que piensas y crees. Sobre todo, debemos entender que las riquezas no dependen del lugar de nacimiento.

En cualquier caso, no es importante el país, ni la zona, ni la familia donde vives. En cualquier caso, las riquezas dependen de lo que pensamos y creemos sobre ellas y como la utilizamos.

LA SOBREABUNDANCIA ES CUESTIÓN DE OBEDIENCIA.

Realmente, ¿Lo crees? ¿Estás dispuesto a obedecer? Si ya diezmas y ofrendas, ¿Estás creyendo en la sobreabundancia?

Además de esto, ¿Lo estás esperando y trabajando para ella? Por otra parte, si estas obedeciendo porque él dice que Diezmemos. Con toda honestidad, también debes creer y trabajar para la sobreabundancia porque es su promesa.

Por esta razón, por qué no creemos en la sobreabundancia prometida. Teniendo esto en cuenta, por qué nos es tan difícil creer que él lo puede hacer para nosotros. Sin mencionar, que él se ha hecho pobre para que nosotros fuéramos enriquecidos.

Sin embargo, seguimos las misma razones del noventa por ciento que vive del diez por ciento de las riquezas. De este modo, nos mantenemos viviendo  de las migajas, mientras otros viven en abundancia.

Por esta razón, escribo esta SERIE, para que puedas recibir la luz del cielo sobre tu vida de fe. A fin de,  aprender las cuestiones fundamentales para conquistar lo que ya Dios te ha dado en promesa.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: